0
Bienestar

Japón, zona azul: la receta para una vida longeva

25/10/2017

¿Has oído hablar de las zonas azules? Se ha llamado así a diferentes lugares en la tierra que comparten el mérito de procurar una larga y buena vida en la mayoría de su población.

El nivel de bienestar de estos lugares es, pues, elevado y las personas que los habitan conservan costumbres y valores propios que no hacen más que apoyar ese estatus desde diferentes ámbitos: la salud, el entorno, las relaciones sociales, el equilibrio mental, la motivación

El nombre nace a raíz del libro ‘The Blue Zones’ de Dan Beuttner, periodista del National Geographic que dedicó parte de su vida a estudiar meticulosamente los lugares de la tierra donde se encuentran las personas más longevas.

Beuttner identificó cinco grandes zonas azules:

  1. Loma Linda (California)
  2. Cerdeña (Italia)
  3. Ikaria (Grecia)
  4. Nicoya (Costa Rica)
  5. Okinawa (Japón)

Las cinco zonas conservan puntos en común, sobretodo en lo que se refiere a la calidad de su medio ambiente y las costumbres alimentarias de sus habitantes. Parece que sin esta base todo lo demás no podría prosperar, pero hay mucho más…

vida longeva

Foto de Galen Crout | Unsplash

Para descubrir este “algo más” quiero hablarte de Japón y en concreto de Ogimi, la que se llama la aldea más longeva del mundo. Se sitúa precisamente al norte de Okinawa.

Hace unos años un ingeniero alicantino llamado Héctor García se desplazó hasta allí para tratar de descubrir personalmente el secreto de la longevidad de esta poco conocida zona azul terráquea.

El resultado de su investigación arrojó interesantes conclusiones acerca de esa codiciada “receta vital” y a la vez supuso un profundo cambio en sus actitudes y costumbres al autor de ‘Ikigai’, el libro donde recoge toda su experiencia en la isla nipona.

Los habitantes de Ogimi ostentaban el mérito de llegar a octogenarios, nonagenarios e incluso centenarios, con una envidiable salud. Las tasas de cáncer o enfermedades coronarias son increíblemente bajas allí. El ingrediente sublime de la receta de la longevidad estaba contenido precisamente en la palabra Ikigai, término casi intraducible al español.

vida longeva

Pero antes de desvelarlo, déjame descifrarte el resto de condimentos para alcanzar una vida plena, larga y satisfactoria, según Ogimi y la receta japonesa:

Una pizca de Moai: vive dentro de una comunidad donde ofrezcas tu valor a los otros y donde seas capaz también de recibir el valor de otros. Moai se traduciría como el apoyo mutuo dentro de una vida comunitaria.

Una buena cantidad de buenos alimentos: si puede ser, cultívalos tú mismo en un pequeño huerto. En Ogimi cultivan unos enormes y sabrosos limones y beben té verde a lo largo de toda la jornada. Ambos alimentos contienen altas dosis de antioxidantes. También prefieren el pescado a la carne – que comen sólo de manera anecdótica -.

Un poquito de ejercicio suave: en Ogimi básicamente se ejercitan caminando cada día y cultivando sus huertos. Lo importante es mantenerse activo y realizar una actividad moderada y sostenida en el tiempo.

Una brizna de aire puro: la calidad del agua y del aire es fundamental. Ogimi es un lugar privilegiado, pero si no puedes elegir el lugar donde vivir en función de esta premisa, piensa si lo que haces a diario contribuye a mejorar el medio ambiente de tu zona.

Un puñadito de buena actitud: Hokusai, poeta japonés longevo, decía que allí donde iba, reía. Abre tu corazón, sé amable y sonríe a menudo.

• Algunos gramos de calma: practica la calma incluso en la acción. También Hokusai decía que sin prisa se vive mucho más. Que se lo pregunten a las tortugas…

Y finalmente…

• Grandísimas dosis de IKIGAI: sin este ingrediente, la receta pierde su brillo y gran parte de su efectividad. Ikigai se traduce como “la razón por la que te levantas cada mañana”. Es el quid de la cuestión, la piedra filosofal, la sal que adereza y a la vez la masa que sostiene todo lo demás. En Ogimi dicen que cada cual ha de encontrar su “Ikigai”. Sería tu ocupación, algo que mueva tu vida y te haga pasar a la acción. Puede ser tan simple como cultivar un huerto, ayudar a quien padece, tejer o hacer zapatos. En Ogimi las personas se jubilan, pero nunca dejan de dedicarse a algo y con frecuencia cambian de ocupación a lo largo de toda su vida.

vida longeva

Foto de Antonina Bokowska | Unsplash

Los ingredientes de la receta japonesa son fácilmente intercambiables por aquellos que puedes encontrar, muy parecidos, en las otras cuatro zonas azules de la Tierra. La idea de disfrutar de los pequeños placeres, de las creaciones en común, de cultivar la ilusión, compartida en las cinco zonas azules, es recogida maravillosamente por el término Ikigai.

En definitiva, se trata de encontrar aquello que te apetece realizar y hace que saltes de un bote de tu cama por la mañana, todas las mañanas de tu vida. ¿Te animas a poner en práctica esta longeva receta?

  • Respuesta
    Lucy Rebmann
    01/11/2017 at 00:01

    Fabuloso. Que hermos a receta para una mejor y larga vida, trataré de poner todo en práctica. 😊

  • Respuesta
    Lidia
    02/11/2017 at 19:59

    Me ha encantado este post, no tenía ni idea de la existencia de “las zonas azules” y me ha parecido un descubrimiento maravilloso 🙂

  • Respuesta
    nereida
    04/11/2017 at 09:22

    Que maravilla! Sazonar la vida con actitud, felicidad y todos los condimentos de buena calidad! 😉

  • Respuesta
    Yolanda López
    08/11/2017 at 12:16

    Moai es lo que se respira aquí en Blogirls y sería estupendo que fuera extensivo a toda la comunidad-barrio donde vivimos durante años, desterrando la envidia y la individualidad. La calma y la buena actitud son tan escasos en nuestra sociedad occidental estresada a diario por objetivos laborales muchas veces inalcanzables, que parecen que sólo los rozamos en vacaciones, cuando el presente se vive y disfruta intensamente. Tenemos tanto que aprender … yo la primera.

Déjanos un comentario

Instagram

siguenos