0
Bienestar

La necesidad de parar y tomarse un respiro

19/07/2017

Para mí hay dos épocas del año en que parece que el cielo se cae: julio y diciembre.

No quiero generalizar ni mucho menos, no siempre es así, pero si pudiera hacer un TAC de mi cerebro estos meses, cada mañana sería tal que así:

  • Tengo que gestionar, planificar, escribir, hacer sesión de fotos, etc. Todo para mi nueva web.
  • Tengo que comprar las cosas para el casal de mi hijo (las actividades extraescolares de verano). Y volverlas a comprar porque olvidamos la mochila en el bus.
  • Tengo que hablar con el presidente de la finca para empezar con las obras.
  • Tengo que preparar, gestionar, reservar, pagar, pensar, escoger y un largo etcétera para el nuevo curso escolar.
  • Tengo que preparar, gestionar, reservar, pagar, pensar, escoger y un largo etc para las vacaciones.
  • Tengo que cerrar proyectos y reuniones.
  • Tengo que abrir proyectos y reuniones.
  • Tengo que ir a las clases del Máster (esto no es negociable, “el saber no ocupa lugar”)

Uf, ¡qué cansancio!

La semana pasada me sorprendí teniendo un pensamiento (o más bien un deseo). Con los brazos abiertos y clamando al cielo pedía, “julio debería tener 40 días”. Sí, así como lo oyes, pedía nada más y nada menos que 40 días con sus 40 noches; y fue ahí cuando me percaté de que necesitaba “Higiene Mental”.

parar y tomarse un respiro

¿Qué es la Higiene Mental?

La higiene mental no es más que “el conjunto de actividades que permiten que una persona esté en equilibrio con su entorno sociocultural”.

Cuando decidí ser psicóloga no imaginaba que con los años ésta que es mi profesión sería tan útil y de tanto crecimiento y aprendizaje personal. Ya sé que no invento la sopa de ajo, pero al darme cuenta de que estaba pidiendo 40 días con sus 40 noches mi cerebro dijo “detente y respira”.

parar y tomarse un respiro

Photo by Josh Felise on Unsplash

A veces es fácil caer en la vorágine que nosotros mismos nos montamos, lo bueno es que como tú te la has montado, tú misma la puedes deshacer.

Un truco que a mí me ayuda mucho y vale oro es observar. Sí, observar lo que está pasando dentro de ti y fuera de ti. Y eso es muy fácil de hacer, solo hay que tener la idea y practicar “la observación”.

Desde luego, hay cosas que no se pueden cambiar. Por ejemplo, el trabajo es el que tienes, con tus compromisos y responsabilidades adquiridas, los imprevistos ocurren (y qué sería de la vida sin ellos). Lo que sí puedes hacer es observar la manera en que lo “vives”, la manera en que gestionas lo que te sucede.

parar y tomarse un respiro

Photo by Haley Phelps on Unsplash

En resumen, lo importante sería “darte el permiso” para parar y equilibrarte, sin embargo, si algo te lo impide recuerda que la “práctica de la higiene mental diaria” son tus micro recursos para acomodarte y dar lo mejor de ti en las situaciones más exigentes.

Hablando precisamente de eso, el equipo de Blogirls 2.0 nos hemos exigido bastante este año (y el anterior y el anterior), así que nos merecemos unas… ¿Cómo? ¡Que no os escucho! ¡Más fuerte! Sí, VACACIONES. Así que hemos decidido tomarnos un descanso y volveremos el 13 de septiembre.

parar y tomarse un respiro

De todas formas no desapareceremos al 100% ya que en redes sociales seguiremos activas. Puedes seguirnos a través de Facebook, Instagram y Twitter, donde estaremos “viviendo despacito” o “entre la Arenosa y el Tayrona”. Y si te apetecen más lecturas puedes echarle un vistazo a nuestra última edición, “La fuerza de los 4 elementos” o al resto de nuestra colección.

¡Que tengas un muy feliz verano y nos vemos a la vuelta!

(o invierno si estás en el hemisferio sur, que también nos acordamos de vosotras)

  • Respuesta
    Ana
    19/07/2017 at 15:40

    muchas gracias Diona, por recordarnos esto tan “simple” como pararse y escucharnos. Completamente de acuerdo en que tenemos que hacer limpieza y la mental, es prioritaria.
    Buenas vacaciones y un beso enorme. Descansa disfruta y sé feliz.

  • Respuesta
    Yolanda López
    20/07/2017 at 11:48

    Qué buena reflexión Diona! No sé si los meses de julio deberían tener 40 días o directamente pedir que las jornadas fueran de 38 horas (12 para la familia+trabajo – 12 para comer y dormir- 12 para una misma). Pero como no puede ser, es mejor priorizar e invertir nuestras 24 horas lo mejor posible sin que nos acostemos pensando en qué cosas hemos perdido el tiempo. No crees?
    Una cosa que aprendí en Mindfulness es a cambiar el “tengo que hacer …” por el “quiero hacer …” , quizás sea una buena herramienta para empezar.
    Me encanta la infografía. Disfruta del descanso.

  • Respuesta
    Xènia Roca
    11/08/2017 at 10:34

    Diona me encanta leerte, siempre aprendo cosas útiles para mi día a día que como bien dices, al final tdas vamos como las locas de un lado para otro y no paramos nunca ¡Muac!

Déjanos un comentario

Instagram

siguenos